Formación docente para el siglo xxi, un cambio de paradigma.

Gomez Caride, Ezequiel (2018). 'Formación docente para el siglo XXI, un cambio de paradigma.' Paper presented at the annual conference of the HDCA, Buenos Aires, Argentina 2018.

Abstract

A nivel global los rasgos tradicionales que definían la identidad docente se encuentran en una etapa de profundos cuestionamientos (Friedrich, 2014). Una de las lecciones que se ha aprendido en los últimos veinte años de reformas educativas es la prioridad que deben tener en la agenda de cualquier reforma los docentes y su adecuada formación (Darling-Hammond, 2012). Por ello, resulta absolutamente necesario para Argentina y para la región (América Latina) la producción de conocimiento acerca de cómo se constituyen históricamente las identidades docentes. Si aspiramos a llevar adelante procesos de transformación paradigmática en las instituciones de formación docente—que no impliquen un ‘aggiornamiento’ de lo existente sino una nueva identidad docente, es necesario explorar cómo se configuran las identidades docentes y qué espacio de acción y pensamiento permiten o restringe dichas identidades.

Argentina no es ajena a los procesos globales (Ball, 1999) de transformación del rol docente. En 2006, la Ley Nacional de Educación (LNE) creó el Instituto Nacional de Formación Docente (INFD) que comenzó un proceso de reforma de la formación docente inicial y permanente. Entre las nuevas políticas de reforma educativa implementadas desde el 2008 se destacan la nueva propuesta de formación curricular que abarca cuatro años y contenidos comunes de formación docente en todo el país (Resolución CFE N°167/12). Como antecedentes de reforma de la formación docente inicial podemos mencionar el llamado Proyecto MEB (1987) y el Programa de Transformación de la Formación Docente (PTFD), el cual se llevó a cabo a partir de 1991 en un importante número de instituciones del país. Si bien los programas mencionados buscaron incorporar nuevos roles en la identidad docente como el de investigador (Soneyra, 2012, p.118), tuvieron un alcance limitado por su carácter experimental y no lograron transformar el sistema formador. Dichos Programas focalizaron en dimensiones curriculares, académicas, organizacionales y de funciones del docente. Sin embargo, no resulta evidente que hayan problematizado la identidad docente ni revisaran como ciertas clasificaciones o perfiles docentes delimitaban las condiciones de posibilidad de la profesión docente.

Desde el año 2012, el Departamento de Educación de la Pontificia Universidad Católica Argentina viene desarrollando una reconversión de su propuesta de formación docente inicial bajo un modelo pedagógico denominado Aprendizaje Inclusivo y Efectivo (AIE) que aspira a configurar una nueva identidad docente. La propuesta de (AIE) representa un proceso de innovación en el escenario educativo argentino e intenta responder a la necesidad de formar docentes, educadores y especialistas en cada nivel del sistema educativo, con una impronta profesional. Un docente competente según el modelo AIE implica un profesional que: sea garante de los aprendizajes de todos los estudiantes; que sea productor de conocimiento en contraposición al docente como mero “transmisor” de cultura; y que posea las habilidades docentes necesarias. A saber, conceptualización, diagnóstico, gestión efectiva, interacción inclusiva y comunicación. Dicho modelo argumenta que esa nueva identidad docente va a ser capaz de afrontar las diversas y complejas circunstancias que plantea la educación en el siglo XXI.

La mesa cuenta con la presencia confirmada de la Lic. Inés Aguerrondo, ex secretaria de Educación de Argentina, Mag. Gabriela Azar, Directora del Departamento de Educación de la UCA, Dr. Carlos Torrendell, especialista en políticas educativas y el Dr. Ezequiel Gomez Caride quien actuará como coordinador. Se espera, por una parte, contribuir al debate y renovación de las políticas, programas y acciones de formación inicial de los profesores de nivel inicial y primario, en vista de generar propuestas formativas situadas que respondan a las necesidades actuales de la profesión docente. Por otra parte, el intercambio servirá para efectuar apreciaciones que permitan valorar la contribución que las políticas y programas de formación docente inicial de Argentina están realizando a la mejora y transformación de la educación. Asimismo, la realización de esta mesa producirá conocimiento sobre los desafíos y oportunidades que afronta un nuevo diseño institucional y organizacional para que la innovación educativa sea sustentable (Aguerrondo, 2014). Sin duda las discusiones y debates impactarán en Universidades e Institutos de Formación Docente del país y de la región. De modo particular en los procesos de procesos de formación docente que está planteando el Instituto Nacional de Formación Docente (INFOD) y la Ciudad de Buenos Aires a través de su proyecto de Universidad de Formación Docente que busca “reemplazar” los Institutos Terciarios.

scroll to top